Mejora Continua – Quinto Principio de Deming

Receba Nossa News

Os conteúdos mais legais sobre
qualidade, semanalmente em seu e-mail

Todos os dados inseridos aqui, estão resguardados pela Política de Privacidade da ForLogic, totalmente adequada a LGPD e ISO 27001 (Segurança da Informação).

Vanessa Prado

Vanessa Prado

Es común escuchar a los profesionales de la calidad decir que actuar sobre las no conformidades, tomando acciones para eliminar las causas, genera mejoras para los procesos y para la organización. Sí, eso es cierto, ¡también estoy de acuerdo!

De hecho, la norma ISO 9001:2015, en NOTA, aclara:

“Los ejemplos de mejora pueden incluir corrección, acción correctiva, mejora continua, cambios radicales, innovación y reorganización”.

Ver que en NOTA la mejora continua es uno de los ejemplos de mejora. Aquí, en este artículo, quiero hablar exactamente sobre la mejora continua desde la perspectiva del gurú Edwards Deming.

En 1986, en su libro “Salga de la Crisis”, Deming trajo lo que actualmente llamamos los 14 Principios de Deming; la mejora continua es el quinto entre ellos.

La máxima de este principio es mejorar constante y eternamente los sistemas de producción de bienes y servicios, y luego hablaremos de la división del mismo en mejora continua.

La calidad debe buscarse desde la etapa de diseño. Sí, de esta forma entiendo que la organización demuestra que el foco está realmente en el cliente.

Pensar en los requerimientos del cliente desde el momento de diseñar el bien o servicio garantiza más calidad que pensarlo solo en producción. Después de todo, pensar en la calidad solo en la producción puede ser demasiado tarde y demasiado costoso.

La calidad siempre comienza con la intención.

Las buenas intenciones son importantes para desarrollar un buen producto. Si la intención es buena, seguramente tendrá conexión con las necesidades y expectativas de los clientes. Asegurar una entrega constante al cliente.

¿Es realmente el infierno que está lleno de buenas intenciones?

¡Cada producto debe ser visto como único!

Es el enfoque en el cliente, pensado desde la fase de diseño, combinado con el desarrollo del equipo lo que hace que un producto sea bueno a los ojos del cliente.

En este punto, Deming trae a colación una comparación entre Estados Unidos y Japón. En Estados Unidos, las especificaciones están pensadas hasta el más mínimo detalle, mientras que en Japón la preocupación es con la constancia y uniformidad en la entrega. Muchas veces son tantas las especificaciones que apenas pueden cumplirlas, mientras que la uniformidad despierta en el cliente la percepción de que siempre sabe lo que va a llegar porque hay un patrón.

Invertir en conocimiento

Asignar grandes cantidades de dinero a la calidad no garantiza la calidad. Eso solo no es suficiente; se necesita inversión en conocimiento para obtener mejoras. Deming dice algo que suena extraño, pero no realmente: el conocimiento genera miedo. Pero ese es un tema para otra publicación sobre el octavo principio de Deming.

Resolver problemas no significa que esté ocurriendo una mejora.

Aquí los invito a volver rápidamente al inicio de este texto y juntos darle un nuevo significado a la mejora continua de la que tanto se habla en las organizaciones. Voy a dejar aquí una frase que, con ella, comprenderéis fácilmente la verdadera mejora continua.

La mejora continua solo ocurre cuando estamos mejorando algo que ya es bueno

Así que Deming tiene toda la razón: mientras estamos eliminando las causas fundamentales de los problemas, no hay mejora. Y en la misma línea tenemos a Joseph M. Juran diciendo que al remediar las causas de los defectos solo buscamos devolver el proceso a donde nunca debió salir.

¿Eso también tiene sentido para ti?

La Mejora Continua debe hacerse a través del estudio de procesos estables

Bueno, ¿cómo podemos hablar de mejora continua en procesos que todavía no dan resultados? ¡Imposible!

Es imposible porque para mejorar los procesos hay que estudiarlos, pero si no tienes datos no puedes estudiarlos, entonces no es posible mejorarlos.

Querido lector…

La pregunta es: ¿puedes decir si tu proceso ha mejorado? ¿Cómo estaba hace 1 año y cómo está ahora? Si tienes datos para esta respuesta, ¡¡¡felicidades!!! Sin duda podrá replantear la mejora continua en su organización.

Para comprender un poco más sobre el quinto principio de Deming: mejora continua, mire el video a continuación y deje sus pensamientos en los comentarios.

Sobre o autor (a)

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado.

Blog da Qualidade

Artigos relacionados