El PDCA no se enseña en la escuela. Pero debería.

Receba Nossa News

Os conteúdos mais legais sobre
qualidade, semanalmente em seu e-mail

Todos os dados inseridos aqui, estão resguardados pela Política de Privacidade da ForLogic, totalmente adequada a LGPD e ISO 27001 (Segurança da Informação).

Aryana Martins

Aryana Martins

¿Alguna vez se ha encontrado pensando en cosas que aprendió en la escuela y que no se aplican a su vida actual? A menos que sea un matemático, me resulta difícil recordar cómo calcular el seno, el coseno o incluso la fórmula de Bhaskara. Siempre me he preguntado si el esfuerzo invertido en aprender estas cosas no debería compartirse con otros conocimientos más útiles, como las inversiones financieras, la educación alimentaria, las técnicas de oratoria, la inteligencia emocional, etc. Y, siguiendo esta línea, entraría nuestro buen amigo, el PDCA. El preferido de los que trabajan con la Calidad. Este sirve de base para muchas normas. Lo que nos da un camino para resolver los problemas corporativos más peliagudos. Y que aún puede aplicarse en nuestra vida personal. El método PDCA es realmente un referente y debería, sí, enseñarse en la escuela.

El PDCA más allá del sistema de gestión

Imagine que termináramos la secundaria dominando las 4 fases del PDCA, seguro que la vida sería mucho más fácil. ¿Está pensando en casarse? Aplicar el PDCA en la relación anterior. ¿Tener hijos? Es importante ejecutar el PDCA para asegurarse de que nada se salga de control. ¿Quiere hacer un viaje, comprar un carro o salir del alquiler? PDCA en la vena antes de cualquier decisión. Y si decidiéramos seguir el camino del emprendimiento, el éxito estaría casi garantizado, porque ya seríamos expertos en este método, que es la base de la Gestión de la Calidad.

Es una pena que las cosas no funcionen así, y yo mismo sólo conocí este fantástico método cuando ya estaba en el mercado laboral. Y si usted, querido lector, todavía no lo conoce, aquí tiene una gran oportunidad para entender por qué este viejo, nacido en los años 20, sigue siendo conocido en todo el mundo como un proceso continuo para promover mejoría en las empresas.

Pero, en la práctica, ¿qué es el PDCA?

Es una metodología utilizada en los sistemas de gestión. Sus principales características son la visión sistémica y la aplicación con disciplina para lograr resultados efectivos. Su objetivo es acelerar la mejoría continua de los procesos, priorizando la planificación de estas iniciativas.

¿Y qué son las 4 fases PDCA?

Y eso no es todo: la idea es tan buena que también se adapta perfectamente para solucionar diversas situaciones de la vida cotidiana. Así que, a partir de ahora, cada vez que se enfrente a un escenario que deba ser resuelto de forma sistemática y eficiente, saca esta carta de la manga y resuelva lo que necesita, ejecutando estos cuatro pasos:

– P (Plan) – Identificar el problema, reunir a las personas implicadas y elaborar un buen plan, contemplando todos los pasos necesarios. Un consejo es combinar este paso con otra herramienta amigable, el 5W2H, que es excelente para no olvidar nada importante en su plan de acción.

– D (Do – hacer) – Divulgar el plan, orientar a todos los implicados y ponerse a trabajar en la ejecución de las acciones. No olvide hacer un seguimiento y apoyar a los responsables de las acciones.

– C (Check – Comprobación) – Analizar los resultados tras la ejecución de las tareas. ¿Ha salido todo como estaba previsto? ¿Se ha resuelto el problema? ¿Ha salido algo mal?

– A (Act – Actuar) – Si todo ha ido bien, es el momento de normalizar lo que se ha hecho y estar atentos a las mejoras. Si las acciones no han sido eficaces para resolver el problema, es necesario rehacer la planificación. Vuelve a la letra P y comienza el juego de nuevo.

Y para terminar con una llave de oro, transmita estos valiosos conocimientos a sus hijos, amigos y compañeros de trabajo. Como esto no se aprende en la escuela, haga su parte: comparta lo que sabe plantando la semilla de la Calidad. Con un poco de suerte, brotará y podremos construir un mundo mejor.

Sobre o autor (a)

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado.

Blog da Qualidade

Artigos relacionados