6 principios que guían a las empresas resilientes

Monise Carla

Monise Carla

empresas-resilientes

Con todos estos cambios en el escenario e incertidumbres debido a la pandemia de coronavirus, comenzamos a hablar mucho más de resiliencia, pero no mucho de empresas resilientes. Vemos contenido que dice que tenemos que ser flexibles, adaptarnos, ser ágiles en nuestras acciones, gestionar la crisis y cambiar con serenidad. El caso es que atribuimos esta responsabilidad solo al individuo, como si fuera una competencia desarrollada solo en humanos.

Bueno, esa fue una de esas cosas que nos intriga y comenzamos a estudiar más al respecto. ¿Se salvará una empresa solo si tiene un equipo de resilientes? ¿O al menos el 50% del equipo? No sé, ¿Cuál será la proporción ideal de personas? ¿Cómo tener empresas resilientes?

No estoy tomando los méritos de las personas que tienen este comportamiento, pero sí, ayudan a una empresa a reaccionar ante las oportunidades y desafíos, pero hay formas de generar resiliencia creando un entorno propicio para ello y así actuar como empresas resilientes.

¿Sera que las empresas están atentas a la creación de este ambiente?

Bueno, quiero traer 6 principios para que no pierda de vista, ya que le ayudarán a crear un sistema de gestión más adaptable, influyendo en las personas para afrontar los cambios con más rapidez y, principalmente, aprender de todo esto.

1.   Estimular la diversidad

Cuanto más diverso es un equipo, más opiniones tenemos sobre un problema o desafío. Este es uno de los aspectos que hacen que una empresa sea más resiliente, por lo que los líderes deben procurar que una empresa esté diversificada en 3 dimensiones: personas, ideas y áreas.

Es posible que no lo haya pensado hasta hoy, pero como acción práctica, al menos en su comité anticrisis, este principio será muy importante. Tenga personas de diferentes departamentos, con distintas visiones del proceso, con distintas personalidades y formas de pensar completamente distintas. Esto ayudará especialmente si su cultura fomenta la expresión y el respeto por las diferentes opiniones.

Entonces usted me dirá: “Monise, ¡pero poner personas con puntos de vista muy diferentes puede causar un retraso en llegar a un consenso sobre las decisiones! «

Amigo mío, ¿Quiere consenso o unanimidad? El consenso consiste en llegar a la mejor decisión que puede tomar un grupo. Para hacer esto, debe poner en práctica sus mejores habilidades y argumentos para contribuir al resultado de esa discusión.

Teóricamente, en un consenso, tomará una decisión mucho mejor que si lo hubiera decidido por su cuenta, y para eso tiene que haber conflictos, las certezas son cuestionadas.

Además, en tiempos de crisis e incertidumbre, no pensamos en la eficiencia a corto plazo. ¡Lo que queremos es actuar rápido, corregir aún más ágilmente y aprender!

La diversidad asegurará que tome la decisión más asertiva posible sin tener que consultar a toda la empresa, investigar o realizar análisis extensos, porque en ese momento, nuestros contextos cambian de semana en semana.

Es más, la diversidad ayuda a no tratar la crisis de forma unidimensional, es decir, solo como un problema financiero, logístico o lo que sea. Podrá tener varios puntos de vista sobre un tema, ¡así que anime a su equipo a pensar de manera más amplia también!

2.   Mantenimiento de la  modularidad

Es común ver empresas trabajando para que nuestros sistemas de gestión sean cada vez más integrados y eficientes. La idea es que todas las áreas de la empresa estén estrechamente vinculadas e interdependientes, asegurando así un mejor flujo de información y control en general.

La integración tiene sus ventajas, por supuesto aportan eficiencia, pero también hacen que la empresa sea más vulnerable.  Cualquier situación que afecte al sistema tiene un impacto para toda la empresa, y en escenarios, como la pandemia de coronavirus, donde se ven afectadas varias partes del sistema, rápidamente tenemos un colapso generalizado.

No digo que uno sea mejor que el otro, sin embargo, la modularidad hace que una empresa sea más resiliente. Sugiere conexiones claras y conexiones en el trabajo, pero con un mayor nivel de autonomía en cada área. Esto les permite conectar con otros asegurando que se realiza la entrega, es decir, que el trabajo no se detiene y se logra el resultado.

La cuestión aquí es evaluar cómo es posible reactivar las conexiones de su sistema ante un fallo, o una situación diferente a la convencional, ya sea con una parte interesada o cambiando el modelo de trabajo, como la oficina en casa.

Daré un ejemplo mecánico que aclarará este tema. Cuando un importante proveedor de válvulas de freno de Toyota se quemó hace unos años, el suministro se restauró en solo unos días debido a la capacidad de adaptar la producción a otro proveedor, incluso con componentes muy diferentes.

3.   Conservar la redundancia

Un sistema con redundancia consiste en varios componentes que realizan funciones superpuestas. Si uno falla, otro puede cumplir la misma función. En entornos altamente dinámicos, la redundancia es extremadamente importante, como en TI, donde tenemos redundancia de servidores, datos y similares para asegurar que un sitio web o software en la nube no falle o cause pérdida de datos.

Obviamente, no seremos capaces de realizar redundancias en todo lo que hacemos, pero quizás, en algunas actividades críticas, podamos actuar en esa dirección.

Por ejemplo, por casualidad, en la empresa para la que trabaja, ¿Tiene esa actividad que solo una persona sabe realizar? ¿O esa operación que depende de un solo proveedor? De todos modos, esto le puede pasar a personas, recursos, proveedores, socios, en fin.

Ahora, trabajando en el ojo del huracán, quizás la acción sea usar la creatividad para buscar soluciones más allá de las fuentes normales. Sin embargo, a largo plazo, se puede diseñar la redundancia.

Ah, y antes de que me pregunten, la redundancia no tiene nada que ver con el desperdicio, ella existe para mitigar el riesgo y garantizar que su negocio no se detenga.

4.   Planifique con cuidado

No podremos predecir con exactitud escenarios futuros. ¡Acepte esto! Lo que podemos hacer es recopilar señales, detectar patrones de cambio e imaginar posibles resultados. Y así, tomar medidas para minimizar los efectos indeseables.

Al principio, cuando todavía era una epidemia, podríamos haber creado varios escenarios, ninguno de los cuales diría que estaríamos exactamente dónde estamos, por ejemplo. Pero eso no significa que debamos estar a merced del destino o no tener empresas resilientes.

Con esta información y los impactos conocidos, ¿Qué riesgos debemos monitorear de cerca? ¿Cuál es el peor de los casos? ¿Tenemos planes de contingencia para ellos?

En resumen, estamos hablando de gestión de riesgos. El contexto ha cambiado, necesitamos identificar nuevos riesgos, evaluar, analizar, tomar decisiones y actuar de acuerdo con la estrategia que hemos adoptado. Considere las amenazas y las oportunidades y, sobre todo, no olvide las oportunidades.

¡Espere la sorpresa, pero reduzca la incertidumbre!

5.   Mejore la capacidad de evolucionar

Una empresa se puede construir de dos formas: para la optimización y la eficiencia o para mejorar su capacidad de evolución. Entienda el segundo cómo mejorar constantemente al reaccionar ante nuevas oportunidades, problemas o información.

Crisis como la de COVID-19, que son dinámicas, valoran la capacidad de evolución. No hay una respuesta correcta conocida, no tenemos benchmark probado, por lo que una decisión que ahora es correcta, mañana puede ser incorrecta u obsoleta.

Por supuesto, cuando todo esto termine tendremos una retrospectiva y tendremos muchos aprendizajes, sin embargo, muchas lecciones se pueden aprender ahora. Pruebe, vea qué funciona, si no funciona, aprenda, hágalo de nuevo con otro enfoque y así sucesivamente.

A corto plazo, probablemente este sea un enfoque más eficaz. Sin embargo, para que esto suceda bien, es necesario tener retroalimentación de los resultados tan rápido como la ejecución de las acciones. Esto no quiere decir que tengamos prisa, pero quizás evaluar el resultado parcial ya ayude a tomar decisiones durante el proceso.

Debemos aprender, todo el tiempo, de los cambios, fortaleciendo los procesos para generar mejores entregas.

6.   Promueva la confianza y la reciprocidad

La confianza y la reciprocidad es un principio que debe estar muy presente en este momento. Sin embargo, no me limitaré al entorno interno de la organización, quiero llamar la atención sobre las relaciones con todas las partes interesadas.

Pensar en sus propios intereses no solo afectará a su empresa, sino que puede colapsar toda una cadena de suministro y, si ocurre lo peor, todos sufrirán a corto y largo plazo.

Por difícil que parezca, tenemos que preocuparnos no solo por la supervivencia de nuestras empresas, sino por la salud de todos los que contribuyen a que su empresa funcione

Los buenos capitanes deben considerar cómo sus empresas contribuyen a otras partes interesadas en su ecosistema. Debemos asegurarnos de que estamos agregando valor al sistema, manteniendo los principios de una relación de beneficio mutuo.

¡Las dificultades están impactando a todos, es hora de colaborar para poder superar este momento juntos!

La resiliencia se trata sobre la continuidad del negocio

Sé que algunas de las cosas que mencioné en este texto van en contra de la gestión tradicional. Y eso no significa que todo aquí deba aplicarse hoy, o que estos principios sean mejores que otros.

La verdad es que ahora es más probable que pensemos de manera diferente. ¡Y tenemos que aprovechar este tiempo para aprender! Necesitamos ser menos resistentes, cuestionar nuestras creencias y desafiarnos más a nosotros mismos. Tener equipos y empresas resilientes.

Aquí vimos algunas características de las empresas resilientes y espero que esto los inspire a tomar acciones que, dentro de su contexto, tengan sentido para superar esta crisis.

Nuestro objetivo es salir de la crisis y traer con nosotros todo lo que ellos quieran y nosotros podamos aportar. No se trata solo de «supervivencia». Queremos ser mejores que antes, sin renunciar a lo que siempre hemos creído: debemos honrar al cliente, garantizar la salud y seguridad de las personas y aportar información a la sociedad. Tener equipos y empresas resilientes.

Jeison habló sobre las acciones que tomamos en la gestión de crisis de ForLogic en el post Cómo hacer una gestión de crisis, un ejemplo práctico de ForLogic # coronavirus en caso que quiera saber cómo actuamos en la crisis.

Y usted ¿Puede ver algunos de estos principios presentes en su empresa?

Sobre el Autor

Publicaciones relacionadas

Publicidad

Nuestros canales

Descubra qué están haciendo los directores ejecutivos y los expertos en la materia para desarrollar las estrategias de sus empresas

Planificación estratégica | Emitido en vivo el 21 de enero de 2021

Qualicast: El podcast de la CALIDAD

19 de marzo de 2021 | 55 min

Academia de la Excelencia